Informe de Ciberseguridad de Reino Unido califica de riesgosas las prácticas de seguridad de Huawei. La compañía se defiende.

Informe de Ciberseguridad de Reino Unido califica de riesgosas las prácticas de seguridad de Huawei. La compañía se defiende.

El Centro de Evaluación de Ciberseguridad de Huawei en Reino Unido (HCSEC, por sus siglas en inglés), emitió un informe donde mostraba preocupación por los eventuales riesgos asociados al uso de la tecnologías de Huawei en la red de telecomunicaciones británica.

El reporte, que se emite anualmente, expuso una serie de “serios y sistemáticos defectos” en el proceso de ingeniería de Huawei, el que podría conducir a nuevos riesgos en telecomunicaciones.

La junta que elaboró el informe señaló que Huawei no habría abordado los problemas de seguridad que le fueron advertidos el año anterior, las que se centraban en el desarrollo del software y en el uso de una versión antigua de Wind Rider VxWorks, un sistema operativo de tiempo real, configurado para perder el acceso a las actualizaciones de seguridad en 2020, lo que podría exponer al Reino Unido a futuros ataques cibernéticos.

Por su parte,Huawei, a través de su vicepresidente Guo Ping, señaló que se han tomado con mucha seriedad las preocupaciones expresadas por el HCSEC y que lo señalado en el reporte entrega información vital para la transformación continua del software y las capacidades de ingeniería. “Estamos priorizando la ciberseguridad y la protección de la privacidad, incluso por encima de nuestros objetivos comerciales”, señaló Guo, quien aprovechó la oportunidad para defender a la compañía de las acusaciones de los Estados Unidos en relación al supuesto espionaje a través del uso de la tecnología Huawei, al indicar que elinforme británico mostró que sus productos no tienen “puertas traseras” que permiten escuchas ilegales.

La agencia de noticias Reuters señaló que existe un compromiso de la gigante asiática para invertir más de 2 mil millones de dólares para abordar los problemas de seguridad en un plazo de hasta cinco años.

A pesar de que el informe confirma algunas de las advertencias manifestadas por los Estados sobre la tecnología de Huawei, el Reino Unido está lejos prohibir su uso y podría favorecer un plan de mitigación de riesgos.

Junto con Ericsson (Suecia) y Nokia (Finlandia), Huawei es uno de los líderes mundiales en desarrollo de telecomunicaciones de quinta generación o 5G.

La tecnología está destinada a expandir enormemente las redes móviles para autos conducidos automáticamente, dispositivos médicos y equipamiento de fábrica, pero eso la hace más sensible políticamente.

Huawei se defiende con números. El año pasado superó a Apple como la segunda marca de teléfonos inteligentes a nivel global detrás de Samsung y anteriormente pasó a Ericsson como el principal vendedor de equipos de red en el mundo.

Australia, Japón y Taiwán han impuesto restricciones en el uso de la tecnología de Huawei, pero Alemania, Francia y otros gobiernos se resisten a las demandas de los EstadosUnidos para excluirla de las redes 5G.

Los operadores se quejan de que reduciría la competencia, elevaría los precios y retrasaría el despliegue del servicio 5G.